La Prevención de Riesgos Laborales es un ámbito que las empresas no pueden dejar de lado. Aunque está regulada por Ley, la precariedad laboral unida a la proliferación de los contratos temporales hace que muchas veces los empleados no sean adecuadamente formados en esta materia imprescindible para desempeñar cualquier puesto, sea cual sea su naturaleza.

La naturaleza de la Prevención de riesgos laborales es prevenir enfermedades derivadas de los puestos de trabajo. Las empresas que enfocan su política en este sentido a la curación, se encuentran con problemas de déficit de plantilla y dificultad en el desarrollo de sus funciones en cuanto uno o varios de sus empleados tienen algún problema de salud. Por ello, hay que contar con una buena política de Riesgos, que ofrezca a los empleados las mejores condiciones para desempeñar sus labores. Un buen plan de Riesgos Laborales debe contener:

–          Un estudio de riesgos propios del puesto de trabajo.

–          Un plan de información y formación de los trabajadores al respecto, que exponga las posibles consecuencias de no llevar a cabo la prevención y cuáles son las conductas a adoptar.

De esta manera, el plan de Prevención de Riesgos Laborales debe ser un conjunto de aprendizajes destinados a formar a los trabajadores en buenas prácticas para prevenir las posibles consecuencias, que deben conocer perfectamente, que pueda tener no cumplir con las mismas. La empresa debe designar a un cargo medio que sea responsable del cumplimiento del plan de Prevención de Riesgos Laborales y vele por su cumplimiento.

El Gobierno de España pone a disposición del público en general este manual de Prevención de Riesgos Laborales que servirá como base a la hora de elaborar el plan de cualquier empresa, “este manual de Prevención de Riesgos Laborales”
Además, en Modus Consulting ofrecemos con periodicidad formación específica en esta y otras materias vitales para el día a día de las empresas.