No sólo son músculos aquellos que utilizamos para movernos, también nuestro cerebro es parte de ese grupo y, como tal, debemos entrenarlo para que nos aporte las mejores prestaciones. El cerebro debe estar activo permanentemente o no funcionará con la rapidez debida cuando necesitemos utilizarlo. Creednos: hay personas a las que ese momento nunca les llega. Pero como no es el caso de los lectores de nuestro blog, vamos a compartir con ustedes varias maneras para mantener nuestro cerebro en la mejor forma posible.

Cinco formas de mantener tu cerebro activo

– Juega: Hace unos años, las videoconsolas encontraron la manera de llegar a todos los sectores del público y ésta no fue otra que implantar los juegos cerebrales. El mítico Brain Training de Nintendo DS disparó las ventas de la compañía Nintendo, ya que todo el mundo quería una consola para entrenar su cerebro. No en vano, el juego es una de las mejores formas de hacerlo y hoy en día podemos encontrar plataformas expresamente dedicadas a ello, como Games For The Brain en español.

– Memoriza: Pequeños ejercicios como la memorización de lo que hemos comido a lo largo del día, las páginas web en las que hemos entrado o las personas con las que hemos hablado a través de Internet, nos ayudan a mantener activa la parte de la memoria. Son ejercicios que pueden hacerse jugando a través de una plataforma (ver punto anterior) o simplemente proponiéndonos memorizar algo concreto a lo largo del día. Otro ejercicio de memoria que puede ayudarnos es recordar nuestras contraseñas sin necesidad de mirarlas, desactivando la opción de recordar del ordenador.

– No todas las tareas deben ser fáciles: Haciendo cosas que no hacemos habitualmente, que requieran atención y concentración, estaremos entrenando y manteniendo en forma nuestro cerebro. Un buen ejemplo es rellenar papeles administrativos de nuestra empresa.

– Busca nuevos retos: una vez domines una actividad, es hora de pasar a otro nivel. Por mucho que te haya costado, si ya sabes hacer una tarea a la perfección no estarás aprendiendo nada nuevo por más veces que la repitas y tu cerebro se acomodará. Una buena idea es aprender un idioma cuando ya domines alguna lengua que no sea la materna.

– Ejercicio y dieta: Lo que es bueno para el cuerpo es bueno para el cerebro, así que procura mantener una vida activa y comer adecuadamente. El agua también es muy importante para tu cerebro, así que no escatimes en su consumo. Además, muchos de los puntos anteriores puedes realizarlos mientras haces ejercicio, así que no tienes excusa.

El cerebro es uno de los músculos más potentes de nuestro cuerpo y, si lo mantenemos entrenado, conseguiremos resultados sorprendentes. ¿Cuáles de estas prácticas sueles llevar a cabo?